jueves, 11 de marzo de 2010

Reseña "El castillo ambulante"




Autor:

Diana Wynne Jones

Editorial:

Berenice

Título:

El castillo ambulante

Título original:

Howl's moving castle

Número de páginas:

347 (344 en realidad)

Sacado de:

La biblioteca

Leído por:

Por fin he cogido el castillo ambulante, aunque no me gusta leer dos libros que van "sobre lo mismo" seguidos, suelo necesitar mi paréntesis, porque si no nunca aprecio bien la historia, siempre me parece cansina y que se repite.
No ha sido el caso de este libro, que no he tenido mucho tiempo para leer con lo del traslado y prepara equipajes arriba y abajo, pero... finalmente lo he conseguido, y lo puedo devolver el jueves.
De la película, ya hablaré en otro post, que hoy tengo el tiempo justo para hablar del libro, y brevemente.



Argumento:

Sophie es una sombrerera a la que un día la Bruja del Páramo la transforma en vieja, lo que le da la oportunidad de dejar la sombrerería e ir hasta el castillo ambulante donde vive el terrible y excéntrico mago Howl, acompañado por su demonio fuego (Calcifer) y su aprendiz (Michael). A partir de aquí, se iniciará un viaje repleto de aventuras para nuestros protagonistas, en el cual se acabarán enfrentando a unos cuantos enemigos, frente a los cuales tienen pocas probabilidades de ganar. ¿Se puede vencer a la todopoderosa bruja del Páramo, cuando nadie lo ha hecho jamás? ¿o evitar a un persistente espantapájaros que no deja de perseguirles? ¿podrán enfrentarse a sí mismos y ganar algo más de coraje este cuarteto de cobardes?



Mi opinión:



¡Me ha encantado! El libro anterior, a veces tenía unos párrafos demasiado largos, este no, pero a cambio, el final no fue tan sorprendente como el del libro anterior, creo que se veía venir más, o tal vez es porque al ver la película eso cambia mi opinión del libro...
Sophie empieza siendo la mayor de las tres hermanas y, por lo tanto, la que está destinada a fracasar (eso piensa ella), por lo que cuando la Bruja del Páramo la hace vieja, decide irse a buscar fortuna, haciendo cosas que jamás se hubiese atrevido a ser siendo joven, así que si que es una maldición, pero con esta maldición le da la oportunidad de arriesgarse, e incluso de poder ganar la partida al destino. Pero como de costumbre su hablar sin pensar, su afán metomentodo y sus enfados la meterán en bastantes aprietos a lo largo del libro.

Nada más entrar en el castillo Calcifer le propone un trato a Sophie, el romperá su maldición si ella rompe el contrato de Calcifer con Howl, y eso la trae de cabeza, porque Calcifer no le dice cómo hacerlo, sólo que irá recibiendo pistas, pero no le dice antes, a ver, aquí va una pista, sino al rato de habérle dicho esa pista. Por lo que su relación empieza siendo un poco tirante, llegando a la tolerancia y entablando el principio de una amistad hacia el final, pero es que Calcifer es testarudo y egoísta, además de ser un pelín tramposillo.

Con Howl, Sophie se pasa el día discutiendo, sobre todo por sus hábitos de limpieza, que a él no le gustan, pero es que viviendo en una casa que rivaliza con la de Torrente en cuanto a orden y limpieza, no creo que nadie pueda esperar que alguien que llegue no la vaya a limpiar inmediatamente. Entonces Sophie, al limpiar descoloca unos cuantos conjuros y botes de lugar, pero respetando a las arañas continuamente, las queridísimas amigas de Howl, lo que causa un montón de situaciones entretenidas cuando el presumido Howl se va a teñir el pelo, y se lo tiñe de un color completamente distinto al que había pensado, por poner un ejemplo.

En definitiva, es una historia de fantasía con muchos toques de humor, que se lee muy bien y con alguna que otra sorpresa más en este libro.


Biografía de la autora:

Como ya la puse en la anterior reseña, os dejo aquí el enlace.
Extras, extras:



El libro va dedicado a un niño, de cuyo nombre no puede acordarse la autora, que le sugirió este título para su próxima novela (lo podéis ver si os descargáis el primer capítulo.

Primer capítulo:


Frases estelares:

Le gustas a la gente, ya sabes, si a ti también te gustan ellos
Frase de Martha a Sophie, de la página 26 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)

...tienes que ser cruel con alguien para explotarlo.
Frase de Martha a Sophie, de la página 28 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)

Pierde los nervios y perderás a un cliente. (...). Le preocupaba darse cuenta de lo mucho que lo había disfrutado.
Sophie, de la página 32 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)


No hay que ser quisquillosa cuando una va en busca de fortuna.
Frase de Sophie al pastor, de la página 40 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)

Era muy raro. En su estado normal de chica joven, Sophie habría temblado de vergüenza ante su comportamiento. En su estado de anciana, no le importaba lo que hacía o decía.
Sophie, de la página 73 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)

¡Claro que odias enfadarte! No te gusta lo desagradable, ¿a que no? A ti lo que te gusta es escaparte por ahí todo el día. En cuanto hay algo que  no te gusta, ¡te escapas!

Frase de Sophie a Howl, de la página 84 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)

¿Qué le ha hecho a mis conjuros esa fuerza femenina del caos?
Frase de Howl a Sophie, de la página 97 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)

No soy nadie para retener a alguien contra su voluntad y además prefiero enseñar a quien quiere aprender. Lo único que no quiero aquí son falsas apariencias. O te quedas tal y como eres o te vas.
Frase de la señora Fairfax a Lettie, de la página 137 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)

Todo el mundo supera los problemas al final.

Frase de Sophie a Michael, de la página 141 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)

Parece que aquellos de gran talento no se pueden resistir ante un toque extra y peligroso de astucia, lo cual resulta en una debilidad fatal que les conduce al mal.
Frase de la señora Pentstemmon a Sophie, de la página 193 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)

Si al principio no lo consigues, inténtalo una y otra vez
Frase de Howl a Sophie, de la página 228 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)

No hacía que se sintiera mejor el saber que se estaba comportando de manera estúpida
Sophie, de la página 284 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)


Soy un cobarde. ¡La única manera de que haga algo tan temible como esto es decirme a mi mismo que no lo voy a hacer!

Sophie, de la página 284 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)

 Nunca he entendido por qué la gente le da tanta importancia a lo natural.
Sophie, de la página 284 (El castillo ambulante, Diana Wynne Jones)

Para más información:

http://www.leemac.freeserve.co.uk/autobiog.htm

PD: en la foto hay un casa en representación del castillo ambulantes, una vela que representa al demonio fuego Calcifere, un pastel de la pastelería Cesari (donde trabaja Martha) y, por supuesto el marcapáginas del delfín (que está por la misma razón que puse en la reseña anterior).

3 comentarios:

Maisha dijo...

Ay una cosa que no entiendo...tenia entendido que el castillo ambulante era la primera parte y el segundo era el castillo en el aire...¿o se me ha ido la olla? 5 lunas! tengo que hacerme con el pero ya u.U

ifigenia dijo...

el primero es el castillo ambulante y el segundo es el castillo en el aire, está muy bien, también lo han puesto por el "aire" en anobii

Alexiel dijo...

Vaya, Vaya.
Esta es la segunda vez que me encuentro un blog sobre libros, y realmente me ha encantado.
Buena e interesante reseña. Me gusto que pusieras -aunque no he leído el libro- algunas frases de los personajes, eso... lo hace interesante.
Perfecto; me agradas, te voy a seguir.

Saludos desde Perú.

Related Posts with Thumbnails